2021-04-22 Tecnología

Desde el inicio de la pandemia, miles de trabajadores han perdido su empleo, ya que las empresas están recortando gastos debido a que no pueden mantenerse por la actual crisis sanitaria y económica, ambas producidas por el coronavirus. Sin embargo, en este libro se nos habla de otro tipo de reemplazos laborales, una idea que va creciendo debido a la pandemia.

Tal y como menciona la página web de Infobae, la “incertidumbre laboral” y el desempleo creciente por los contagios del coronavirus, está llevando a que las compañías piensen cada vez más en el uso de robots. Muchas de las tareas manuales que algunos trabajadores realizan, bien podrían automatizarse con el argumento de evitar la mano de obra humana y evitar contagios.

En el libro “Sálvese quien pueda”, escrito por el periodista argentino, Andrés Oppenheimer, busca comprender cuál es el presente y el futuro de muchos de los trabajos que actualmente pensamos que son inamovibles. Pues bien, desde su vista, casi todo es reemplazable.

Andrés Oppenheimer nos comenta en su libro que el futuro de América Latina es “incierto”, ya que no está seguro de que la recuperación en materia económica será tan rápida y grande como muchos esperan. 

Sin embargo, ese no es el único problema. Tal y como recoge el medio Yahoo Finanzas, el coronavirus podría implicar un aceleramiento en la inversión sobre robots para automatizar el trabajo. La palabra puede sonar aterradora, pero ya veremos que, según la perspectiva del libro “Sálvese quien pueda”, esto también podría traer nuevas oportunidades.

Aunque ciertamente mucho de los empleos puedan ser automatizados por robots, esto provocará que nuevas oportunidades existan, cuyo suceso ha ocurrido anteriormente. En la revolución industrial, muchos obreros se quedaron sin trabajo debido a que las empresas decidieron optar por maquinaria, aunque ciertamente, esta decisión provocó que muchos obreros se quedaran sin empleo, abrió una brecha de oportunidades con nuevos trabajos y de igual forma, se logró que el costo de la ropa fuera mucho más accesible para las personas.

Un hecho es que la tecnología acelera a pasos increíbles y transforma todo en su camino. A pesar de esto, surge una incertidumbre, pensar si seremos capaces de crear más empleos de los que eliminaremos progresivamente, cuando los robots sean capaces de reemplazar a la mano de obra humana.

El libro destaca que casi todos los empleos que conocemos están, poco a poco, apostando por la automatización. Por ejemplo, se destaca la aparición de un banco exclusivamente digital, conocido como Betterment, que demuestra que los algoritmos pueden reemplazar a los trabajadores.

Otro ejemplo podría darse en el rubro de los transportistas, donde los vehículos podrían manejarse automáticamente, sin necesidad de un conductor humano. Incluso, recientemente la web de Motor comentó que Amazon está interesada en la startup de vehículos autónomos conocida como Zoox, lo cual demuestra que más que una posibilidad, es una certeza que se instalará poco a poco. En el caso de Amazon, cuenta con Amazon GO, una tienda automatizada en donde se pueden realizar las compras de manera habitual, con la diferencia de que se puede pagar con una aplicación móvil.

Esto mismo puede aplicarse a casi cualquier área laboral, donde muchos de los cambios ya los hemos incorporado naturalmente, e incluso generan beneficios para los consumidores. Así, la aparición de las tabletas digitales para pedir en los restaurantes de comida rápida implica que ya no se necesite más mano de obra para atender “físicamente”, siendo más eficiente a la hora de realizar un pedido, porque el sistema es más rápido y personalizable.

Aunque, con todos los ejemplos anteriores, nos queda la duda si es que todos los trabajos serán automatizados. Según Andrés Oppenheimer y su libro, la creatividad será algo que las máquinas jamás podrán arrebatarnos. En este sentido, las máquinas operarán y reemplazarán a los humanos por cuestiones económicas para la empresa y de comodidad para el consumidor, pero se necesitará gente especializada para mantenerla.

Al mismo tiempo, esto provocará que la gente tenga mayor tiempo libre para consumir y producir entretenimiento, por lo que esta industria podría aumentar su valor enormemente. Esta tendencia ya se puede ver en la actualidad, donde el medio Perfil destaca que la crisis sanitaria generó una cantidad inesperada de suscriptores para Netflix.

Aunque es difícil prever cuándo todo mutará todo hacia la automatización, el autor concluye con la idea de que la educación será aquella que logre equilibrar el sistema. Así, menciona que algunas disciplinas como la programación, la educación o la creación de contenido, serán las más beneficiosas por este futuro, que está cada vez más cerca, por lo que conviene estar preparados.

ATURA - Experiencia, Tecnología e Innovación.

Miguel Córdova|Web Developer

icon Contácto
icon Redes
Sociales
RRSS